Suomen sivusto, jossa voit ostaa halvalla ja laadukas Viagra http://osta-apteekki.com/ toimitus kaikkialle maailmaan.

Erityisesti laatu viagra tästä kaupasta voi taata henkilökohtaisesti kamagra Paras laatu kehotan Teitä miellyttää.

Arial

Como en un experimento pavloviano, basta que alguien diga “despenalización” para que los actores interesados se lancen al ruedo a decir sus argumentos. Los actos reflejo tienen eso: son siempre iguales. ¿Y qué decir que no sea un déjà vu repetido hasta el hartazgo? La semana que termina lo hace con médicos sospechosos de maltrato a mujeres sospechosas de practicarse abortos y con otro médico –que estaba preso– al que se le confirmó la sospecha de que durante sus salidas transitorias se las ingeniaba para practicar abortos por la friolera de 600 dólares cada uno. Ahora habrá varias investigaciones y quién sabe si sanciones, pero sí habrá olvido asegurado.
Ése es el epílogo de un nuevo round en un juego repetido y monótono, una rueda que gira pero no avanza. Y es que como motivado por un Cronos insistente, hace años ya que cada vez que aparece la noticia de que el Parlamento toma, retoma o amaga a retomar el debate sobre la despenalización del aborto, comienza una serie de movimientos apurados, repetidos por los mismos actores. Así, las “policiales” de hoy son las mismas de ayer, cuando la Comisión de Salud del Senado decidió dar pase al plenario al proyecto de salud sexual y reproductiva, y tres días después la noticia fue la aparición de un feto en un basurero de Rivera, replicando la conmoción producida por un episodio similar ocurrido unos meses atrás en el mismo departamento. Días después, cuando el Senado aprobó ese proyecto, la noticia vino acompañada del procesamiento de dos mujeres por venta de misoprostol en las inmediaciones del Pereira Rossel . Y ahora que el Frente Amplio (fa) ensaya fórmulas que le permitan liquidar el tema de una vez, se arma un nuevo tole tole con clínicas ilegales, médicos clandestinos, policías aviesos y mujeres en problemas; todos declarando su verdad –o su mentira, depende– en un rito de argumentos ya sabidos, en un juego de reglas poco claras. Nada novedoso, ni en su forma, ni en su contenido.
Algo similar les pasó a las iglesias –actores en el rol de la moral elegida–, que escucharon “despenalización” y multiplicadas por siete mandaron raudas una nota difundida hasta el aburrimiento en la que recordaron su ya sabido apoyo, agradecimiento y admiración por la posición presidencial de defender la vida ante todo y ante todos, loas por la vocación vetadora de una ley que “no sólo resultaría anticonstitucional sino que contradiría el irrenunciable principio ético de defensa de la vida”. Obvio. Eso sí, sugirieron que a la mujer que aborte se le aplique una pena mínima porque, aunque da su consentimiento, lo hace sin la “condición fundamental del libre albedrío, siendo sometida a fuertes presiones psicológicas, económicas, sociales, familiares y culturales”. Del otro lado, mostrando que Dios tiene varias caras, hay quien analiza todas esas presiones de muy diferente forma. Con bastante menos prensa, el pastor Hugo Armand Pilón, de la Iglesia Evangélica Valdense, será uno de los comentaristas del libro de Rafael Sanseviero Investigación y análisis sobre el acceso de las mujeres al derecho a decidir, que se presentará en el Parlamento la semana próxima.* Es que los valdenses, al igual que los metodistas, el Consejo de Estudios y Difusión de las Culturas y Religiones Africanas y Amerindias, y el grupo Católicas por el Derecho a Decidir, entre otros, interpretan su fe, la moral social y la democracia, de manera diferente: “Podemos estar contra el aborto, pero, a la luz del Evangelio, no estamos l amados a ser jueces, frente a la mujer que en su vivencia, con complejidades profundas, l ega a abortar”, dijeron a Brecha los metodistas tiempo atrás.
A todo esto, parece ser que la única novedad la dieron, inesperadamente, los legisladores. En el Parlamento, recinto que guarda el problema y la solución al conflicto, era justamente el asunto de la democracia el que asolaba por estos días a la bancada del fa, que por lo bajo había empezado a buscar alguna salida. La decisión que esta semana tomó el mpp, sector mayoritario del oficialismo, de apoyar la despenalización y solicitar a sus legisladores discrepantes que tomen licencia el día de la votación, es probable que contribuya a dar un paso adelante. Por lo pronto, el presidente de la Comisión de Salud de Diputados, el emepepista Álvaro Vega, deberá dar curso al proyecto para que se discuta en ese ámbito, algo a lo que hasta ahora se mostraba reticente.
Días antes, la bancada del fa había engendrado la idea de aprobar el proyecto con una cláusula que desactivara la despenalización hasta 2010, año en que el actual presidente pasará a cuarteles de invierno. Mamarracho bien intencionado no deja de ser mamarracho, y la propuesta, que el propio Tabaré Vázquez desestimó, no hizo más que mostrar hasta qué punto los parlamentarios frenteamplistas se sienten acorralados ante la decisión de Vázquez de anteponer sus creencias personales a cualquier otro tipo de argumento. Ahora que el mpp parece comprometerse, los votos estarían –al menos 50 frentamplistas y un colorado– para lograr la aprobación, que creará un nuevo escenario. Eso será cuando el presidente se vea frente a sus palabras y explique (si es que alguna vez lo hace) por qué su posición personal vale más que la de la mayoría. Pero esa será, por suerte, otra obra. * Martes 13 de mayo, 19 horas, en la Sala Luisa Luisi del edificio anexo del Palacio Legislativo. El libro fue promovido por la Red Uruguaya de Autonomías y la Asociación Uruguaya de Planificación Familiar.
Según la investigación antes mencionada, uno de cada cuatro embarazos termina en un aborto. Pero ese dato, de por sí revelador, se complementa con otra realidad: las madres forzadas –las que continúan con el embarazo aunque no deseen ser madres– duplican a quienes se realizaron un aborto en condiciones de riesgo, y ambos grupos sumados representan casi la misma cantidad de mujeres que son madres voluntarias. De las mujeres embarazadas entrevistadas –usuarias de los subsistemas público y privado de salud–, el 57,2 por ciento son madres voluntarias, mientras que el 29,3 son madres forzadas y 13,5 por ciento se habría realizando un aborto. Además de la categorización del aborto como delito, otras son las barreras que atraviesa cada mujer ante la decisión de abortar: “relaciones jerárquicas de género, clase y edad, representaciones dominantes de la sexualidad femenina, el mandato de la maternidad o las omisiones, fracasos y boicot a estrategias legales para regular la fecundidad” son algunas.

Source: http://www.semanario-alternativas.info/archivos/2008/5)mayo/18---16.05.2008/PDF_portada/portada/aborto.pdf

Liste des principes actifs des médicaments bayer healthcare

En conformité avec l'article L.5121-1-3 du code de la santé publique, ci-après la liste des principes actifs des médicaments dont Bayer Healthcare est titulaire de la mise sur le marché et/ou responsable de la mise sur le marché. Substance(s) active(s) Nom du médicament acarbose acarbose nifédipine nifédipine ADALATE 20 mg L.P., comprimé à libération prolongée

pothos.blogsport.eu

Lüke, Kai Rundbrief-Nr. 1 16. November 2010 Akosombo: Ghana-Korea-Germany-Church- kaitobiaslueke@googlemail.com Kaum zu glauben, dass wir jetzt schon November haben, die Zeit ist wie im Flug vergangen seit dem wir in der geschäftigen Hauptstadt Accra aus dem Flugzeug ausgestiegen sind und nett empfangen wurden. Bei uns (Valeria, Lisa, Judith, Sascha, Samuel, Kai) waren auch Ma

Copyright © 2010-2014 Medical Pdf Articles