Suomen sivusto, jossa voit ostaa halvalla ja laadukas Viagra http://osta-apteekki.com/ toimitus kaikkialle maailmaan.

Yritti äskettäin viagra, se toimii erittäin tehokkaasti)) Ostaa Internetin kautta täällä priligy Myös ostaa levitra oikeudenkäynti, vaikutus on silmiinpistävää.

Revistacienciassociales.ucr.ac.cr

UNA MIRADA AL TALLER EXPERIMENTAL EN ADICCIONES TEA Antonio Bustamante LedóRafael Coronas Burgos El siguiente artículo plantea un acercamiento a los resultados de más de diez años deinvestigación sobre el fenómeno de las adicciones. De esta manera se presentan dossecciones en este escrito, una parte teórica sobre el fenómeno de las adicciones y otrarelativa al resultado teórico-metodológico de nuestra investigación, que es una brevereseña del TEA.
The following article presents an approach to the results of more than 10 years of in-vestigation on the phenomenon of addictions. In this manner, two sections are presen-ted in this writing; a theoretical part on the phenomenon of addictions and anotherrelating to the resultant theoretical-methodogical investigation that is a brief resumeof TEA.
computador y la televisión. El resentimiento yel deseo se globalizó. Esto quiere decir que in- clusive para la población contracultural2, (los evento único en la historia de la humanidad.
marginados socialmente como las poblaciones Nos referimos a un fenómeno actual llamado denominadas “clases bajas”) existe un mercado la hipercultura1 que propone una globalización globalizado también contracultural. Este mer- de la cultura potenciando una neurosis moder- cado gira alrededor de las drogas no lícitas. La na basada en la intolerancia, ansiedad y resen- posición socioeconómica ya no es tan determi- timiento, ya que ( para citar un ejemplo ) se nante en el uso de vehículos de embriaguez, si- tiene que manejar la frustración de un “no po- no, en cuál lado de la acera se encuentre el in- der ser” eso que aparece en la pantalla del dividuo, porque hay drogas para distintas rebel-días, con mucho dinero y sin él. Este fenómeno vinculado a ciertos avances tecno- conformado por una creciente población, que lógicos como la red de la Internet, el correo elec-trónico y los teléfonos celulares, están cambiandolas condiciones de la cultura actual, acelerando eintensificando su complejidad (B. Cardussi, Psyco- Cultura basada en valores opuestos a los aceptados logy Today Febrero del 2000).
Antonio Bustamante Ledó y Rafael Coronas Burgos encuentra en el uso de vehículos de embria- giran compulsivamente pensamientos automá- guez el lubricante social que permita la entrada ticos que eternizan y sostienen el sistema. al “paraíso perdido” “del consumo, los rituales Esta dinámica es lo que P. Carnes (1989) y la participación de la endogamia de la socie- expone como el “sistema adictivo”. Los siste- dad adicta” (J. Moizeszowicz, 1994) y por ende mas cognitivos son integrados en la sociedad a la disolución por medio de verdadera magia, actual, por una serie de creencias distorsiona- das mediante las cuales todo afecto, cognición y comportamiento es filtrado para dar paso a que ubiquen a la adicción como un fenómeno un ciclo de adicción. Este ciclo consiste en las sufrido por cada uno de nosotros en cierta me- dida y que guarda relación no solo con psico- Activación: de esquemas disfuncionales fármacos, sino también con cualquier “cosa” mediante detonantes ambientales que conlle- concreta o subjetiva que sostenga esta renuncia van a la preocupación, obsesión y comporta- al dolor. En otras palabras, es necesario desmi- mientos ritualizados que a su vez se dirigen tificar el fenómeno de las adicciones.
hacia la compulsión en el uso de vehículos de embriaguez. Estas creencias nucleares, desem- es nuestra propuesta para abrir espacios hacia bocan en la búsqueda incesante de un control esa dirección siendo el mismo el resultado de sobre el dolor que producen una cotidianidad más de diez años de investigación en el área de espiritualmente estéril y físicamente hostil.
las adicciones. El esfuerzo que se revelará en El término vehículo de embriaguez las páginas siguientes conforma un acerca- abarca los trastornos alimenticios, los celos, la miento teórico-metodológico de los resultados agresión física y psicológica, el fútbol, la polí- tica, etc. En fin todo aquello que nos transpor-te hacia un estado psicológico y físico de evita-ción del dolor.
terializa por medio del uso de vehículos de em- briaguez que crean periodos de placer durante incierto, un entorno estresante sin sentido, un las etapas de preocupación y ritualización, se- pasado abrumador, acusador o nostálgico. Todo guidos por efímeros momentos de euforia du- visto desde los “ lentes oscuros” de un autocon- rante el uso en sí. El ciclo se cierra con un cepto e imagen distorsionadas y un otro invisi- abrumador sentimiento de culpa, miedo y ver- ble o enemigo, son algunas de las piezas de un güenza unidos al desconsuelo de los síntomas abstinenciales (síndrome de supresión) por des- que determinan la cognición y la conducta. continuar el uso de dicho vehículo.
creencias que Beck (1995) acertadamente llama“creencias controladoras”. Lo que nutre y sos- tiene longitudinalmente estas estructuras cog-nitivas, son pensamientos automáticos incorpo- rados durante el desarrollo personal. Estar en- ción en su dimensión real, hay que mirar el mi- vuelto en el diario vivir en estos pensamientos, crocosmos familiar en el que se produce. La es lo que Beck llama mirar la vida con lentes problemática de las adicciones es un fenómeno oscuros, es decir, cristales que distorsionan la actual víctima de la hipercultura que sin duda realidad generando así otros conceptos distor- potencializa una neurosis moderna basada en sionados para que el ciclo continúe. En otras la intolerancia, ansiedad y resentimiento, cuan- palabras, la génesis de las adicciones es deter- do entre otras cosas, “prohíbe definir como re- minada en su mayor parte por un proceso edu- pugnancia la repugnancia que produce esta so- cativo en el que se han constituido complejas ciedad” (Behr; citado por Escohotado, 1995).
estructuras cognitivas alrededor de las cuales, Es decir, que lo que antes era lícito dictaminar Una mirada al Taller Experimental en Adiciones TEA como repulsivo, ahora inclusive, se censura la Todo el drama existencial desaparece ante crítica misma de aquello que nos agrede.
el efecto del vehículo de embriaguez (legales o ile- La sociedad actual “con creencias básicas gales, psicoactivo o no). Esta sensación de bienes- tales como la evitación del dolor a toda costa o tar, esta estadía en el paraíso, queda grabada inde- bien que la salud mental es la ausencia de cri- leblemente en la mente del individuo. El adicto sis” (Peck, 1983), recrea y perpetúa las condi- pierde su “casa” quedando en una soledad que so- ciones bajo las cuales, el aprendizaje y la bús- lo la droga ahuyenta. Deja de existir el hambre, el queda de analgesia mediante el uso de vehícu- frío, el abuso y el desamparo hasta que es arroja- los de embriaguez, llevan al individuo al siste- do de su refugio espiritual otra vez y hay que ha- ma y a los ciclos adictivos anteriormente men- cer lo que sea por volver. “Porque dejar de fumar sería para ti como matar a un ser querido” co-menta García Márquez (2002) en sus memorias Me pagan porque todavía me la juego.
cuando con una “simpleza escalofriante” un psi- pero la verdad es que no valgo nada.
quiatra amigo le responde lo que implica el pro- ceso de terminar la adicción a la nicotina.
que desde el primer “bombazo”3 que me embriaguez es determinado por la eficacia con hice me sentí en el cielo y porque todo el la que se logra generar este éxodo y retorno del porque cuando no fumo me siento mal.
La “pulseo”4 para conseguir plata para sionan claramente los “factores de propensión en más piedra y luego sigue la cosa y se repi- el uso del vehículo de embriaguez”, a saber: te y se repite. En veces trato de pararlapero con solo pasar frente a un fumadero ción Taller TEA, San José, CR 2000).
El regreso a este “útero celestial ficti- El entorno social refuerza también la de- cio”, se conjuga con la predisposición biogené- pendencia psicológica al promover la ansiedad, tica, la posición del individuo ante el dolor psí- el miedo, la culpa, la vergüenza, la envidia, la quico y físico y las presiones socioculturales.
Sin embargo, lo que diferencia a un individuode otro, es que estas particularidades hacen que Es inevitable que la ambición lleve a al- para un drogadicto su adicción tenga sentido gunos a aspirar a cosas que están lejos de su alcance y a luchar por otras que supe-ran sus fuerzas. como resultado final El Cuqui en cambio que siempre fue curio- sus capacidades psíquicas se ven someti- so y temerario, la aspiró a fondo. Años des- pués, naufragó en el tremendal de la droga, tes se doblan bajo la opresión de este pe- me contó que desde aquel primer viaje se había dicho: “¡Mierda! no quiero hacer nada más que esto en la vida” (Márquez, 2002).
personas para las cuales el efecto de la drogatiene un significado específico. Para ellos sig- Término popular para expresar el uso de la droga.
nifica el cumplimiento o por lo menos la es-peranza de un cumplimiento de un deseo Término usado para referirse al acto de la prostitu-ción.
profundo y primitivo, sentido por ellos con Antonio Bustamante Ledó y Rafael Coronas Burgos mayor urgencia que la que sienten por los creencias controladoras que epistémicamente, deseos sexuales y otros impulsos de las perso- y por medio de violentos condicionamientos nas [sanas] ( Fenichel citado por Sazsz, 1961).
sociales, nos hacen ver la realidad con “lentesoscuros”. Tiene que haberse construido a lo largo de la historia conceptos primarios sobre cantó el efecto pero cuando probé la [pie- los cuales graviten los pensamientos automáti- dra]6 la patada me llego de una sola vez.
cos, las imágenes distorsionadas, en fin, todo el aparato cognitivo que sostiene sociocultural- mente las adicciones. ¿Cómo va a existir una industria sin creencias y estereotipos que es- tandaricen a las masas, como existiría el narco- tráfico, si los fármacos ilegales no fueran signi- ficativos dentro de los esquemas cognitivos de no me importa porque tengo mi [papa]11.
millares de sujetos? ¿No sería lógico proponer Mis compas y yo viajamos en el mismo [ri- que si hay una dependencia grupal, entonces la de]12, no nos importa lo que la gente diga, necesidad hacia aquello de lo cual se depende no me importa lo que digan los demás, yo también es grupal? ¿Qué se alberga tan profun- do en el inconsciente de tantos seres como para titución, TEA, 1998, San José, CR 1998). A lo largo de las experiencias con distintas poblaciones y no sin antes habernos sumergidoen una intensa búsqueda bibliográfica, en el TEA, se elaboran dos conceptos básicos que son “pun-ta de lanza” en las distintas dinámicas del taller Al mirar la dinámica de los ciclos adicti- y consideramos vitales en la correcta compren- vos y los factores de propensión propuestos por sión del fenómeno de las adicciones en las socie- Washton y Gold (1987), es necesario preguntar- dades modernas. En efecto, estas son las mismas nos cuales son las estructuras cognitivas nu- sociedades que se han obsesionado con el temor cleares sobre las cuales nuestra sociedad re- a la muerte por un lado y desde un “eros” freu- fuerza una posición tal, que para algunos, no diano distorsionado, con el sexo por otro. queda más opciones que la renuncia subjetiva de la realidad. En otras palabras, cuáles son las cos son indispensables en la problemática quenos atañe. “Mas que una predisposición bioge-nética, las adiciones son un comportamientocompulsivo, basado en las dinámicas de refuer- Término popular para referirse a una mezcla de co- zo positivo que también involucra castigos y re- forzamientos negativos” (Medzerian, 1991). Es Término popular para referirse a el crack.
necesario hilar y concatenar los elementos quesostienen estos refuerzos (que son en primera instancia sociales) en un panorama histórico Término popular para referirse a una pérdida de que explique el por qué nuestra sociedad capi- talista genera una industria en la cual se nece- Término que se refiere a la preparación para el uso sitan síntomas para engendrar una economía “Mi esterilidad creativa. contrarrestada Es decir, vendió todo lo que tenía, e hizo todo a su con barbitúricos y martinis hace fluir los jugos de alcance hasta que no le quedaron más recursos (loque incluye prostitución).
mi creatividad desde 1955” (T. Williams, 1966).
Conan Doyle (citado por Escohotado, 1995) pone Término popular para referirse al crack.
en palabras de Sherlock Holmes el absurdo de la realidad social a la que hacemos alusión; Una mirada al Taller Experimental en Adiciones TEA promueve los efectos de intolerancia, timidez, ción. aborrezco la gris rutina de la exis- desesperanza, ansiedad, culpa, miedo y ver- tencia. Ansío obtener algún tipo de exal- güenza, en una creciente población que no puede mantenerse al día ante las exigencias de puedo vivir sin tener el cerebro activo.
esta sociedad. “La dramática paradoja del toxi- ¿Hay alguna otra cosa por la que valga la cómano consiste en que se mata por miedo a la muerte sentida como desintegración del yo” más horrible, deprimente y estéril? Mire por la calle y se desliza por las casas de truidas alrededor de su promoción, control, color pardo. ¿Podría haber algo más de- vigilancia y castigo, se convierten en una forma de vida que desarrolla estrategias de ¿Para qué sirve tener grandes facultades supervivencia disfuncionales generándose comportamientos, industrias y emporios que carlas.? La existencia es vulgar y no hay regulan estos comportamiento mediante los cuales “el aparato montado sobre la repre- sión y rehabilitación se manifiesta” (Escoho-tado, 1995).
El temor y la obsesibidad con la muerte y el sexo, el descontento individual, la soledad, macéutica haya escogido este momento cultu- culpa, vergüenza, resentimiento, autodesprecio, ral para introducir el antidepresivo Paxil como desesperanza ante el futuro son los cimientos tratamiento para la fobia social. Paxil es paran- sobre las cuales se edifica y promueve nuestra gonado como una cura para “la alergia a perso- sociedad consumista, siendo factores que sostie- nen una ansiedad crónica que resulta en una re- gresión y búsqueda constante de analgesia y carecen de criterios científicos e instrumen- placer. Estas son las raíces de las adicciones. “Al tos defensivos ante la posibilidad del estable- fin y al cabo del miedo y los atajos para obtener cimiento de una adicción. Cada vez son más su alivio provienen las mayorías de las adiccio- las personas que carecen de la oportunidad nes a una u otra droga” (Escohotado, 1995).
de tomar una distancia ante las dinámicas Aries (1981) señala que la actitud hacia la complejas de la interacción droga-sociedad- muerte y el sexo en la cultura occidental varió cultura-yo. Este espacio permite así, desa- de una aceptación a una actitud de miedo, igno- rrollar una actitud escéptica, donde se me- rancia y negación convirtiéndose uno tan fasci- diatiza con la reflexión la necesidad de ac- nante y obsesivo como el otro. P. Carnes sugiere tuar irracionalmente en cuanto al uso de ve- que al estar la muerte y el sexo más allá de la ra- hículos de embriaguez como analgésicos an- zón “estos conceptos se hacen incómodos.” te una realidad aparentemente incuestiona- “nuestra visión sobre la muerte es la llave para ble y condicionada por los medios de regula- entender las adicciones”. Fromm (1992) agrega: ción social. Estas dinámicas son “sataniza-ción, prohibición, legalización, tráfico ilegal y rehabilitación” que convierten a cierta po- tre nosotros una existencia ilegítima.
blación, en verdaderos pharmakoi-chivos ex- piatorios, para ser sacrificados ante una coti- dianidad que narcisamente insiste en perpe- tuar un ocultamiento de su propia realidad sistemáticamente ritualizado y patológica- La sociedad adicta busca evitar el dolor a to- pecado son, los ejes sobre los cuales gravita es- da costa, pero simultáneamente la hipercultura, Antonio Bustamante Ledó y Rafael Coronas Burgos “darse cuenta de su situación”. La diferencia estriba en que el primero evade la realidad y elsegundo se proyecta hacia ella. No es en el El TEA nace como una recopilación de vi- mundo de la razón, la ética o la moral, en el vencias acumuladas por muchos años en la vida que vive el adicto, por este motivo, para la ma- de un adicto. Antonio Bustamante elabora en yoría de las instituciones educativas, dedica- 1994 el TEA, de esta manera, comienza una das a la salud y gubernamentales, el problema aventura que ha viajado por todo el sistema se ha convertido en una incógnita que crece carcelario nacional, universidades, colegios, progresivamente. Poniendo una etiqueta que centro de atenciones para adictos, poblaciones dice “Fumar es dañino para la salud” no se le en riesgo, etc. Es una labor que ha llevado el brinda instrumentos a las personas para dete- aprendizaje sobre el fenómeno de la drogadic- ción en privados de libertad, la población poli- cial, la población en riesgo social, los docentes, lógica de esta población, y esa lógica es mágica, los facilitadores y los profesionales en salud en al igual que la lógica infantil. Es el mismo pen- todo el país. El Taller sobrepasa nuestras fron- samiento mágico de renuncia a la muerte, lo teras recogiendo testimonios y resultados edifi- que sostiene la atención de la conciencia del cantes en Nicaragua, El Salvador, Honduras, adicto. La magia neurótica o pseudomagia del Guatemala, Puerto Rico, Jamaica, Chile y Haití. adicto aunque para él/ella es lo contrario, lo ex- cluye, lo enajena del control sobre su vida y tística y mágica para enfrentar el reto de elabo- progresivamente “seca” las emociones. Thom- rar un taller dirigido a poblaciones en riesgo son (1946) ilustra claramente este proceso cog- que incluyera toda la dinámica que envuelve a la drogadicción (enfermedades de transmisiónsexual, violencia y delincuencia). Fue dicha premisa, la que promovió esta serie de sesiones basadas en la experiencia y el sufrimiento de la vida de su autor y no en una elaboración teóri- ca proveniente de alguna ciencia social. En to de la ausencia de una técnica real.
nuestro caso, la experiencia y el éxito del pro- yecto a lo largo de los años, llevó a encontrar el apoyo teórico de lo que nació en un principio de una manera intuitiva. Se crea algo artística- mente que funciona en la práctica, entonces se ejecuta una intensa búsqueda bibliográfica para descubrir sus secretos, nombrando cada uno de ellos, dándole validez y peso, es decir, empode- Es importante señalar esto, ya que este es el mismo camino que el taller facilita a sus par- ticipantes. Se ha comprobado con lágrimas y ri-sas, como la expresión artística “mágicamente” En el TEA, el ritual mágico es manipula- traslada los miedos y los pone “afuera” para ser do como una categoría cognitiva para entrar en nombrados y desmitificados, de esta manera, se contacto con los significantes (esquemas) de tiene el poder sobre ellos para crear herramien- estos grupos. La magia artística además de tas cognitivas y emocionales que sostengan al construir este puente cognitivo, lo incluye, mo- sujeto en el día a día. El pensamiento mágico en viliza sus afectos y despierta el deseo de con- el que se encuentra inmerso el adicto apoyado trol. Cada integrante se encuentra así mismo por medio de “rituales”, se asemeja al pensa- de la misma forma en la que es o puede conver- miento mágico que el arte les proporciona para tirse en adicto, es decir “mágicamente”. Una mirada al Taller Experimental en Adiciones TEA A diferencia de la técnica ilusoria a la “EL TEA ES UN TALLER QUE AYUDA A MORIR” cual se refiere Thomson, durante el taller losparticipantes están conscientes del proceso donde se promueve una empoderización basa- ralidad de la existencia, sobre el hecho de que da en técnicas pragmáticas y verdaderamente no somos dueños mágicamente de nuestro des- apegadas a la realidad, siendo en sí mismas, tino, de que estamos sujetos a dinámicas so- producciones que elevan la conciencia de las cioeconómicas que latentemente justifican el personas sobre la situación psico-físico-social sacrificio de chivos expiatorios, de que estamos de las adicciones. Esto por una razón sencilla, envueltos en ciclos sostenidos por rituales y la pseudomagia a la que hacíamos alusión eva- evasión y de que nuestra propia psique nos sos- de y niega el dolor existencial por medio de tiene en dicho ciclo con esquemas cognitivos una pérdida de conciencia de la realidad, alienadores en lo profundo de nuestro incons- mientras que en nuestro trabajo por medio de ciente, es el fin de nuestros esfuerzos. En tér- rituales mágicos se edifican herramientas para viene el proceso de construcción cognitiva de herramientas. Darse cuenta es insuficientecuando nos adentramos en el estudio de los El TEA no le enseña a nadie a vivir, nos las ciclos de la adicción. Saber que sucede, no es ingeniamos para seguir vivos, así que de alguna lo mismo que saber como se detiene el proce- manera cualquier persona, inclusive un adicto ha so. Al igual que en la historia de este taller, el aprendido a vivir con sus propias estrategias, el participante encuentra un aprendizaje donde problema es que no sabemos como morir.
se apropia de un saber intuitivo y científico Es aquí donde nuestro trabajo comienza. del proceso de las adicciones, desde un puntode vista fisiológico, psicológico y social. Cadaintegrante del taller elabora un descubri- miento sobre sí mismo que le permite situar-se en la dinámica individual y social en la El adicto sufre el peso de la hipercultura que está envuelto. Se presentan al menos al- que lo tacha como la “escoria” y junto a su gru- gunas ideas claras de lo que le está sucedien- po abrazan esta contracultura quedando su hu- do a su cuerpo y como “la calle conspira en manidad en riesgo social, a la merced de enfer- medades como el sida, y estrategias de sobrevi- En síntesis el TEA se fundamenta en vencia que incluyen la delincuencia, y todo tipo tres espacios básicos para el aprendizaje cons- de violencia. La contracultura es alimentada por tructivo. La sensibilización y movilización la censura y la represión de una sociedad, que mágica de esquemas y emociones reprimidas, en su seno la produce, para tener un síntoma en el empoderamiento personal, al desmitificar donde se pueda poner en efecto nuestras econo- al fenómeno de las adicciones situando el mías corto placistas y paliativas, en lugar de pro- mismo en su dimensión real (científica e in- puestas que se acerquen al problema de fondo. tuitiva) y la construcción de estrategias y he- Lo que nutre este grupo social adicto, es rramientas personales para manejar la coti- una serie de mitos que envuelven a los vehícu- dianidad relacionada con estas adicciones. To- los de embriaguez en un aura misteriosa y sal- do lo anterior apoyado en dinámicas y técni- vífica, creadora de paraísos perdidos de renun- cas participativas que recrean artísticamente cia a la muerte y obsesión con el sexo. Los mie- las situaciones de la vida de cada participante, dos más profundos de nuestras sociedades se facilitando la comunicación simbólica, la co- materializan en la población adicta, por que sin hesión grupal y entre otras cosas brindando duda es esta población a la que le ha tocado elementos para sensibilizarse sobre su situa- cargar en la actualidad esa “impureza” que so- portaron los cristianos en los primeros 500 Antonio Bustamante Ledó y Rafael Coronas Burgos años y las brujas en los principios del segundo Calina y Kavadloff. Acompañante terapéutico. milenio. Sin mitos, la adicción perdería su razón de ser, sería una práctica carente de significado.
desmistifiquen a la adicción y la descubran en Capote, Truman. Música para comelones. Ma- su dimensión real. Nos referimos a una pers- pectiva social, histórica y política además depsicológica y fisiológica. En el tema de las adic- Carnes, Patrick. Contrary to love. Minneapolis, ciones hay que desnudar este “quinto jinete apocalíptico” en términos políticos e históricos(bajando el problema a tierra). Epstein, editor. “Editorial”. Psychology Today, “empoderamiento” de los adictos, para derribar los mitos que cognitivamente justifican la adic-ción por sus propios medios y de esta manera, Escohotado, Antonio. Historia de las drogas. Vol.
poder construir herramientas cognitivas y 1, Madrid, España: Alianza Editorial, 1995.
emocionales para su cotidianidad. Es imperati-vo en estos tiempos de “mercadotecnia salvaje”, Fromm, Erick. El miedo a la libertad. Buenos que dicho proceso apele al respeto de las indivi- dualidades de los adictos y a dinámicas apropia-das a su realidad psicológica, como el arte y la García M., Gabriel. Vivir para contarlo. Edito- expresión creativa. Es indispensable que esta población tenga algo que decir y, los elementos necesarios para poder decirlo si queremos des-cubrir novedades en materia de adicciones.
Goldman, Albert. The lives of John Lennon. Nueva York, EE.UU.: Bantom Books, 1988.
ción y el instrumento para continuar este viajerespetando estos preceptos.
Medzerian, George. Crack: treating cocaine addiction. EE.UU.: TAB Books, 1991.
Moizeszowicz, Julio. Psicofarmacología psico- dinámica III: nuevos enfoques clínico te- El autor agradece los servicios de la Bi- rapéuticos. Buenos Aires, Argentina: Pai- blioteca Mark Twain del Centro Cultural Costa- Peck, Scott. People of the lie. Nueva York, Szasz, Thomas S. La función del mecanismo Aries, Phillipe. The Hour of Our Death. Nueva contrafóbico en la adicción. Colección York, EE.UU.: Alfred A. Knopf, 1981.
Psicología de Hoy, selección de RodolfoAlonzo. Buenos Aires, Argentina: Rodol- Arnold M., Washnton. Cocaine addiction: t r e a t m e n t r e c o v e r y a n d r e l a p s eprevention. Nueva York, EE.UU.: WW Thomson, G. Aeschylus and Athens. Lawrence Beck, Aaron; Freeman, Arthur. Terapia cogniti- Vidal, Gore. On our own now. Frogmore, St va de los trastornos de personalidad. Buenos Aires, Argentina: Paidós, 1995.
Una mirada al Taller Experimental en Adiciones TEA Washton y Gold. Cocaine: A Clinician`s Hand- Williams T. Tennessee Williams Memoirs. New book. Nueva York, EEUU: The Gilford

Source: http://revistacienciassociales.ucr.ac.cr/wp-content/revistas/99/04-.pdf

References

Abas MA, Broadhead JC (1997). Depression and anxiety among women in an urban setting in Zimbabwe. Psychological Medicine , 27: 59–71. Al-Subaie AS, Marwa MKH, Hamari RA, Abdul-Rahim F-A (1997). Psychiatric emergencies in a university hospital in Riyadh, Saudi Arabia. International Journal of Mental Health , 25 : 59–68. Almeida-Filho N, Mari J de J, Coutinho E, Franca JF, Fernandes J,

perpusnwu.web.id

PENGARUH SENAM OTAK TERHADAP PENURUNAN KECEMASAN MAHASISWA TINGKAT AKHIR S1 KEPERAWATAN STIKES NGUDI WALUYO UNGARAN Kecemasan merupakan gangguan alam perasaan (afektif) yang ditandai dengan perasaan khawatir, takut akan pikirannya sendiri, tegang, gelisah, mudah terkejut, tidak tenang, gangguan konsentrasi dan daya ingat serta keluhan somantik seperti berdebar-debar. Penatalaksanaan non f

Copyright © 2010-2014 Medical Pdf Articles